alcohol-428392_1280
Siempre me he hecho la pregunta: ¿por qué en determinadas circunstancias actúo de la misma forma?

Desde muy pequeño tuve la curiosidad de entender por qué repetía determinadas actitudes que no me gustaban. Me preguntaba: ¿seré masoquista? Curiosamente, este fin de semana en un evento de verano estaba observando y volví a constatar que somos animales de hábitos. Cumplimos rituales, formas de estar y actuar, porque así aprendimos, y muchas veces son armaduras para esconder nuestro verdadero “Yo”, es nuestro Ego que nos trata de defender de algo que puede ser “peligroso” para nuestra integridad.
Los rituales se mezclaban entre el juicio, la seducción, la euforia desmedida y los efectos típicos de los que ya habían ingerido más alcohol de lo que su cuerpo está dispuesto a aceptar, y curiosamente vi mucho miedo. Miedo a no ser aceptado, a la necesidad de Amor y ser Amado, a la soledad, a conocer sus “verdaderas emociones”, tantos miedos, que pasamos a ser esclavos de los mismos.
Sí, es verdad, en este siglo mágico de los avances científicos y tecnológicos aún somos esclavos, creemos que somos libres, y en realidad somos esclavos.Tenemos tantas distracciones que terminamos por ser víctimas de nuestros miedos y emociones. Y esos miedos y emociones generan una química que hace que el cuerpo pida más y más las mismas emociones que ya no queremos en nuestra vida.¿Pero, cómo podemos cambiar esta forma de estar?Desde mi punto de vista tenemos que iniciar con un paso básico:

Reconocer

Si no reconocemos un comportamiento que no nos gusta, no podemos ser conscientes de ese mismo comportamiento. Cerca del 95% de nuestros comportamientos son programas automáticos que no son conscientes. Al reconocerlo, tomamos 100% consciencia que existen y que están ahí. Ya no nos escondemos.

El paso de reconocer es identificar cada día quién estás siendo, lo que realmente eres. Solo cuando te das cuenta de quién eres, puedes ser consciente de lo que quieres seguir siendo y de lo que quieres cambiar.

Y para reconocer, tienes que estar en quietud, relajado, estar en el momento presente, olvidar todo tu exterior para poder traer a tu consciente realmente lo que estás viviendo con tus programas subconscientes.

Este es solo el primer paso, pero es fundamental. Con él, abres una nueva dimensión de tu Ser.

¿Quieres seguir siendo el mismo? o ¿quieres cambiar patrones que te hacen daño y te limitan?