Hablar sobre el Amor es muy probablemente el tema más debatido en toda la historia de la humanidad y seguirá siéndolo por más décadas  Así que seguramente lo que estoy escribiendo ahora no será la ultima definición o el amor visto desde el amor. No se trata siquiera de conceptualizarlo, realmente no tengo idea por qué lo escribo.

Apenas he sentido un amor circular, como se fuera un juego de geometrías, donde como seres humanos jugamos a tratar de entender algo que no se puede entender desde ningún aspecto o espacio en la razón.

Cuando cortamos con alguien, cuando dejamos de contactar o evitamos mantener una relación, seria interesante sentir de donde parte esa decisión. Porque la sensación de que me siento ofendido, me siento despechado, que no merece mi atención, que es un maltratador, es una persona peligrosa, me ha hecho daño, no quiero saber más … es apenas una sensación que surge de una interpretación, ¿pero que se esconde por detrás de mi decisión? ¿Realmente tiene que ver con el Amor o con mi idea sobre lo que es el Amor?

Imagina una recta, que dibujas una recta entre ti y otra persona, ella puede ser más gruesa, o menos gruesa, más intensa o menos intensa, más rápida o menos rápida  Al final es una linea con diferentes “calidades”, caso me permitas que así le llamemos. Pero es una ilusión que creamos, porque le llamamos a esa linea o a esa recta, el Amor. Entregamos el amor en un formato, en una intensidad en una calidad. Y claro, esperamos del otro lado la misma intensidad, la misma calidad o aun mejor, que me cubras mis “necesidades”. Imagina las rectas, paralelas una a la otra, intentando competir cual es la más perfecta la más intensa, la más hermosa, la más fiel, la más entregada, incluso si alguna tiene la forma que yo deseo y siempre he soñado.

Pero cuando me siento ofendido quito mi recta, elimino mi linea. Y solucionado el problema, siento que he cortado mi amor hacia otra persona o situación, porque siento que el amor es algo separado, que yo tomo la decisión de abrir y cerrar como se fuera un grifo.

Y eso es lo que hace aun más daño, porque es apenas una idea de lo que es amar, en realidad nunca hemos dejado de amar, ni creo que dejaremos, apenas quitamos un linea imaginaria para no sufrir o permitir desconectar, desapegar, soltar de lo que existía ahí. Aunque insisto, es una perfecta ilusión. Además porque hay como un esfuerzo en lograrlo, en mantener esta ilusión, aunque al inicio haya una sensación de alivio.

Incluso con los desconocidos maltratadores, violadores, asesinos, dictadores, les quitamos una potencial linea que podíamos dibujar, o ponemos una linea espiritual imaginada y le llamamos compasión.

El Amor no puede ser algo así, no puede tener una forma geométrica de una recta, no puede ser dibujado como algo que se quita y pone. Eso solo surge del miedo a sentir que aun puedo estar Amando o que amo con una intensidad mayor que la que soy correspondido o porque hay alguien que no lo merece, o no confío, así que no puedo Amar. En realidad es apenas una perfecta sensación que hay alguien que no me corresponde. El amor no se aprende, no se puede aprender, al menos desde un formato intelectual.

Hoy me ha llegado una afirmación casi perfecta sobre el amor:” nadie me puede enseñar a amar, solo me puede mostrar el camino, se puede dar amor, pero solo se aprende a amar, amando”.

La recta que ponemos y quitamos es una forma de escondernos de lo que realmente ya está dentro y está implícito en  cualquier relación.

Ahora cuando el Amor es circular, no hay nada ni nadie que lo modifique, porque mismo que sea más intenso o menos intenso, mas rápido o menos rápido, apenas es la rueda o el circulo que notas con más o menos energía, debido a la fuerza y velocidad. Pero si nos damos cuenta, en ese circulo no hay responsabilidad de quien da menos o más de quien sabe o no sabe. Y no hay forma de salir, porque ya está diseñado, porque siempre hemos estado dentro de el.

En el circulo, tu puedes irte, tu puedes cambiar, tu puedes tomar otro camino, no tienes que quedar, no tienes que ser responsable de nadie ni de nada, pero el amor no lo puedes modificar, no puedes eliminar, no lo puedes desvanecer. En ese Amor hay todo, no hay juicio, no hay esperas, no hay deseos, es el Amor que es totalmente incondicional a cualquier aspecto exterior.

En el circulo no eres responsable de mantener “el amor” porque si lo mantienes vuelves a la sensación de que es la recta, que es algo que tienes que crear, es un concepto que tienes que aprender, que hay que construir.

Dios es Amor, dice Juan en 4:7, en el nuevo testamento. Dios no tiene que diseñar el Amor. Nosotros a la imagen y semejanza de Dios ya somos Amor, siempre fuimos Amor, no tenemos que diseñar rectas, pensar en quitar o poner, en eliminar para sentirme de nuevo en Amor.

Curiosamente, ya vemos el amor como un circulo, ¿o no es asi?